Comunícate con Nosotros

  (0295) 287.03.74
  tarifa.24-7digital.com
  aurdaneta247digital@gmail.com

Pescao Salao, el sabor del mar en las palabras


Javier Vivas Santana

10/11/2017 | 08:00:00

Hiperinflación y crisis política / Los galpones de Ameliach / Nicmer Evans postulado a Libertador /  Ni en Hong Kong venden en yuanes

Pescao Salao (…) Este es un gobierno previsible en todos los escenarios. Desde nuestra cuenta en Twitter el 25-10-2017¹,  dijimos de cuánto sería el “cacareado” aumento salarial anunciado por Nicolás Maduro a partir del 1-11-2017, el cual se convirtió en polvo cósmico, ante la hiperinflación que está viviendo Venezuela.

De hecho, también hace unos meses aseguramos que vendría el anuncio del billete de Bs. 100 mil², razón por la cual no es casualidad que ambos anuncios se hayan realizado el mismo día por el presidente de la República.

La crisis política es de tal magnitud que ni porque el gobierno tenga una fraudulenta “constituyente”, controle el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), se apodere de manera clientelista, a través del chantaje y el amedrentamiento político de 18 gobernaciones (una de ellas, como la de Bolívar a través del fraude), cuente con el apoyo de un Consejo Nacional Electoral (CNE) quien permitió y ejecutó todo tipo de acciones ilegales, ilegítimas y de ventajismo electoral en favor de los candidatos del Partido “Socialista” Unido de Venezuela (PSUV), incluyendo más de 700 mil “reubicaciones”,  48 horas antes de las elecciones regionales en desmedro de sectores de oposición, y con toda una red de medios “públicos” al servicio del oficialismo, aunado que con tales acciones, el madurismo ha logrado la fragmentación de los sectores que le adversan al punto que los partidos Acción Democrática (AD), Primero Justicia (PJ) y Voluntad Popular (VP), entre otros, hayan anunciado que no participarán en las venideras elecciones municipales, resulta evidente que la maquinaria del PSUV quedará con la vía expedita para apoderarse de unas 300 alcaldías a nivel nacional, pero ni teniendo todo ese poder en todas las instancias del gobierno,  serán capaces de detener el empobrecimiento y agudización de la crisis social que viven millones de venezolanos.

Maduro y toda la cúpula del PSUV están muy preocupados. Saben que semejante poder en vez de beneficiarlos, termina por perjudicarlos, porque es simple, no habrá más excusa para “justificar” el cómo el pueblo muere de hambre y sufre por la multiplicación de enfermedades, así como la escasez de medicamentos. Por ello, desechan a Isaías Rodríguez y lo envían nuevamente a Italia, porque las voces disidentes, se convierten en enemigos de la “revolución”. 

De hecho, ante la ineficacia del discurso político, Maduro ahora ataca a Santos diciendo que el presidente colombiano impide “entrar” medicinas a Venezuela, cuando ha sido el propio gobierno venezolano quien negando la crisis humanitaria, ha impedido que organizaciones internacionales y otros países,  hayan podido realizar donaciones a nuestro país con millones de medicamentos. O sea, si alguien ha obstaculizado la posibilidad de que lleguen medicinas a Venezuela, es el presidente de la República.

Por otra parte, el madurismo, pretende hacer ver que el pago de miles y miles de millones de dólares a los más ricos de Wall Street, es un gran logro de su gobierno, cuando la realidad es que para poder cumplir con semejantes compromisos suprimió las importaciones de alimentos y medicinas generando un inmenso costo social, el cual para poder comprobado, bastaría ver el cómo están los puertos de La Guaira o Puerto Cabello, para saber quiénes son los responsables de la crisis en el país. Este es un gobierno insensible, retrógrado y neototalitario que ha impuesto una perversa inflación al país de cuatro dígitos anuales, la cual en vez de disminuir va en franco aumento, verbigracia, inocentes aquellos que piensen que el futuro será “mejor”, mientras Maduro siga en el poder.

La hiperinflación esta sobre una larga cuerda esparcida de pólvora social, que sólo espera porque alguien la encienda, siendo su explosión de pronóstico reservado. Lo único que sabemos es que en toda explosión lo que está alrededor queda devastado. ¿Será devastada la cúpula política venezolana ante una eventual explosión por el hambre de la gente? Muchas espinas tiene ese pescao salao (…)

Mar adentro (…) Los galpones repletos de comida que habría allanado la policía de Carabobo por órdenes del gobernador Rafael Lacava, terminaron siendo al parecer administrados por su antecesor Francisco Ameliach, quien en vez de desmentirlo, lo ratificó a través de su cuenta de Twitter, diciendo que  era una “sala situacional” del PSUV. 

Lo insólito es que después que afirma lo primero,  transcurrieron 48 horas para venir a desmentir que tales “galpones” no le pertenecen al PSUV². Y entonces, ¿De quién o quiénes son tales toneladas de alimentos?

Y preguntamos ¿Qué significa eso de que una “sala situacional” de un partido político tiene toneladas de alimentos,  cuando el pueblo reclama comida en el medio de una terrible escasez y perversa inflación?  ¿Qué ocurriría si semejante cantidad de alimentos se hubiesen encontrado en una “sala situacional” de cualquier partido de oposición o algún particular, como por ejemplo anexa de empresas Polar, sin la debida certificación de origen y guías para la distribución de tales productos? Si me preguntan, diría, que Maduro, Cabello y toda la cúpula del PSUV, incluyendo la “constituyente”,  habrían emplazado al “fiscal” para que iniciara una “investigación” por “traición a la patria” a los involucrados, pero como en este caso el responsable es Ameliach, es decir, el integrante del máximo dúo dinámico panegírico y zascandil de Diosdado Cabello (el otro es Pedro Carreño), éste sale diciendo que es comida para el “pueblo” que debe ser distribuida por los llamados Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap).

En otras palabras, Francisco Ameliach nos ve la cara de pendejos. Si esto fuera otro país, con una democracia en plena libertades y autonomía de poderes, hace tiempo tuviera orden de aprehensión por abuso de poder y mantener en clandestinidad toneladas de alimentos. Es curioso, ¿Qué diferencia existe entre un comerciante que vende ropa y calzado a la vista de todo el público, pero tiene un espacio escondido para la venta de alimentos, y un político que no informa a las comunidades que tiene en su “administración”  por no decir bajo su poder, una considerable cantidad de productos para el consumo humano, y cuando éstos aparecen sale con su cara muy lavada, a decirnos que pertenecen al PSUV?

Hemos dicho que la cúpula del PSUV es una bazofia. Y en esa bazofia política,  Francisco Ameliach junto con Pedro Carreño y Diosdado Cabello representan un averno dentro de la putrefacción del país. No hay justificación,  ni argumento que valga para mantener cantidades de alimentos represados cuando tenemos miles y miles de compatriotas que comen de la basura. Cuando tenemos niños que no comen en sus escuelas. Cuando hay pacientes que no reciben alimentación en los hospitales. Cuando hay familias que se acuestan o pasan todo el día sin comer.

Francisco Ameliach cuya barriga demuestra que no pasa hambre como millones de venezolanos es un individuo nefasto, oscuro de pensamientos y sentimientos. En un ser que merece todo el repudio, el rechazo, y la denuncia del pueblo honesto y trabajador ¡Claro! Aquí se aplica aquella máxima del saber popular: “Dime con quién andas, y te diré quién eres”.

El actual gobernador Rafael Lacava no es de nuestro agrado, en especial por su manera de conjugar el verbo y la forma de ver la política, pero si dentro de sus acciones, algunas de ellas van contra las cúpulas y mafias, especialmente si éstas son del PSUV y sus enchufados, puede tener la certeza que vamos a apoyarlo porque el hecho político debe estar consustanciado con el beneficio de las mayorías, por encima de los grupos y corruptos que se establecen desde el poder, y el partido oficialista no es la excepción.

Esta historia apenas comienza ¿Terminará Lacava en Barcelona, España, como le tocó a Isaías Rodríguez  retornar a Italia por meterse con Pedro Carreño? Ya veremos. Si es así, es evidente que Diosdado Cabello no perdona quien vaya contra sus designios, si por el contrario, Ameliach es quien pierde este asalto, podemos decir que comienza una rebelión dentro del PSUV, que por cierto, en pequeñito se ha manifestado en varios municipios del país, ante las imposiciones por las candidaturas municipales. No obstante, Lacava terminó “disculpándose” por tales acciones, lo cual demuestra que el poder de Ameliach en ese estado, es el poder Cabello.

Los galpones de Ameliach han sido allanados por Lacava. Una sugerencia para Ameliach que también va para Cabello: no olviden que un pueblo hambriento en cualquier momento puede buscar el cómo llenar sus estómagos. No vaya a ser que la “sala situacional” del PSUV que esta vez estaba llena de alimentos, mañana sea más que un galpón donde se encuentre comida, y en consecuencia no esté la cúpula del partido rojo para salvarse de un allanamiento sino de una acción sobrevenida que puede llevarnos hasta mar adentro (…) 

Perlitas

I. En el medio de unas elecciones municipales en las cuales como lo dijimos no  participarán AD, PJ ni VP, surgen otras alternativas con ideas distintas y sin ataduras partidistas. Tal es el caso de Nicmer Evans quien ha sido postulado por organizaciones políticas y movimientos independientes,  sin compromisos con cúpulas. En tal sentido, su candidatura para el municipio Libertador, es decir, como alcalde de Caracas, resulta una auténtica alternativa ante las imposiciones del PSUV, y el desastre en que Jorge Rodríguez ha dirigido la capital del país, al punto que han tenido que postular a Erika Farías, quien es otra ficha política, divorciada de los problemas de la gente.  Nicmer Evans sería una manera del como las bases pueden iniciar una rebelión ante la imposición de las cúpulas, sobre todo de aquellas que se hacen llamar “revolucionarias”, pero en la praxis son autoritarias y neodictatoriales.

II.  El madurismo es un gobierno tan fuera de la realidad, que cuando coloca los precios del petróleo venezolano en “yuanes”, al parecer,  desconoce que hasta en Hong Kong, es decir, territorio chino entregado a ese país por los ingleses en el final del siglo XX, hasta en ese espacio geográfico las transacciones financieras se realizan en dólares hongkoneses, y las oficiales con dólares del propio imperio. Así tenemos,  que un rascacielos en ese conglomerado acaba de ser vendido por más de cinco mil millones de dólares. (ver: http://globovision.com/article/logran-vender-rascacielos-en-hong-kong-por-5-mil-millones-de-dolares#.WfuBm4oH0Nw.twitter) ¿Qué dirán los maduristas? ¿Están equivocados los chinos?

III.  Aunque el madurismo intente negarlo, el hecho de que coloquen el nombre que sea para disfrazar el alquiler de las refinerías venezolanas a los chinos y rusos en nuestro territorio es entregar la soberanía del país, más aún si no se realiza a través de referendo. ¿Gobierno defensor de nuestra integridad?

IV. El paro de transporte público en Margarita terminó aceptando las condiciones de los transportistas, lo que representa otro golpe al bolsillo del pueblo, independientemente de la necesidad del ajuste. El pasaje llegará en Bs. 1.000 en los días posteriores al 24 de diciembre, y así comenzará en 2018. 

Pescao Salao el sabor del mar en las palabras

@jvivassantana 

Compartir

Comunícate con Nosotros

  (0295) 287.03.74
  tarifa.24-7Digital.com
  aurdaneta247digital@gmail.com