Comunícate con Nosotros

  (0295) 287.03.74
  tarifa.24-7digital.com
  aurdaneta247digital@gmail.com

¿Sabías que ciudad era llamada la Ciudad del Tigre?


Yulimar Seiler

18/04/2018 | 08:00:00

Hola mis viajeros del mundo amantes de la buena aventura… Los invito a un paisaje que una vez llamaron la Ciudad del Tigre, por cierto no puedo continuar con mi recorrido sin antes comentarles algunas suposiciones sobre por qué era llamada así,  El motivo por el cual a Oslo se la conoce con el sobrenombre de Tigerstaden (la ciudad del tigre). Probablemente se deba a que este nombre fue usado por primera vez el poeta noruego Bjørnstjerne Bjørnson en su  poema "Sidste Sang" de 1870 describe una lucha entre un caballo y un tigre; el tigre representa la ciudad peligrosa y el caballo el campo seguro. Oslo era una ciudad salvaje e inhóspita. Desde entonces, a Oslo se la conoce como "la ciudad del tigre"; en la actualidad, este sobrenombre no significa necesariamente algo negativo. "La ciudad del tigre" puede ser un lugar apasionante, concurrido y popular en vez de peligroso. y que hoy en día me atrevo a decir que es el lugar perfecto para vivir. A Oslo lo considero como un presente que nos muestra lo que es la perfección para pasar cada momento sin prisa y sin pausa; mi travesía en la pujante Capital de Noruega se dio admirando de entrada tanta naturaleza que a la vez ha definido la vida de Oslo, por esta razón conocerlo y explorarlo me llevó y de seguro te llevará a sumergirte en un bosque hermoso donde la natura te llega a alimentar el alma y los sentidos. Percibo que es fácil acostumbrarse a vivir aquí… el verdor que te rodea y la calidad de su gente mostrada en amor y respeto hacia el prójimo, te neutraliza el trajín del quehacer diario. Quise aprovechar al máximo mi aventura entre las playas, lugares exóticos, plazas y sitios emblemáticos de la ciudad, ya que esta proximidad a escenarios naturales son únicos y debe aprovecharse al máximo. Aquí existe bastante accesibilidad tanto para el turista como para el propio transeúnte; puedes trasladarte hasta las pistas para esquiar utilizando el metro; Ojala el mundo pudiera mostrar las libertades individuales y tener como ejemplo la calidad humana de los ciudadanos de estas tierras.

Oslo es una ciudad que me encanta para caminarla lento, disfrutando entre arboles cada instante. Es ideal hospedarse en el área central por la cercanía a todos los lugares hermosos que podamos visitar incluso las playas de las islas del fiordo. El área de restaurantes, bares, sitios de diversión, la vida cultural, la zona de compras y vida social toda o gran parte está concentrada en el centro de la ciudad que mueve los aspectos políticos y económicos desde aquí.

Entre los sitios que te daré como referencia y los cuales fueron mi prioridad para conocerlos, te cuento que me gustó mucho disfrutar por la tranquilidad absoluta que me brindó y me atrevo a recomendar con los ojos cerrados es el Parque de las Esculturas permanentes o como también lo llaman Parque Vigeland donde podemos admirar varias expresiones humanas representadas en bronce donde en cada una de ellas nos sentiremos identificados y que además se conecta con otras aéreas llamadas El Puente, El Monolito, La Rueda de la Vida, La Fuente y La Cancela de la entrada. A mi particularmente me gusto contemplar los casi 17 metros de altura del Monolito en el que fueron esculpidas más de 120 figuras humanas entrelazadas y todas desnudas. En realidad Oslo posee muchas esculturas públicas y otras se exhiben en varios museos como en el Museo Histórico Cultural de la Universidad.

Aquí también puedes acercarte a conocer La fortaleza de Akershus con más de 700 años de historia y que consta de estructuras o edificaciones militares ubicadas en el archi conocido fiordo de Oslo, que viene siendo un entrante bastante extendido hacia el mar; actualmente es un cuartel de oficiales. Este famoso museo que se ubica en un amplio espacio verde aunque me cuentan que en épocas de nieve ya es otro cuento de sueños, este lugar que impresiona con más de ciento cuarenta construcciones históricas incluyendo iglesias.

Un lugar muy especial que particularmente lo considero la visita obligada es el Museo de los Barcos Vikingos, poder mirar en persona el casi intacto estado de estos barcos que aun conservan sus detalles, hasta te llegas a sentir parte de la historia de Noruega. Si tu imaginación vuela aquí no solo sentirás su historia, prácticamente la palparás.

Tuve una necesidad imperiosa por conocer también la majestuosidad del edificio de mármol Ópera de Noruega; su construcción con tecnología de punta vale la pena recrear nuestros ojos entre los reflejos en los vidrios y doy la razón a quienes consideran que se asemeja a un iceberg emergiendo del mar.

En el Museo del FRAM que es toda una hermosura e ingeniosa idea de hacer de un barco un lugar de exhibición, cuentan que fue utilizado para atravesar la Antártida y lo mejor de todo es que puedes hoy en día recorrer sus pasillos y espacios; esta experiencia me pareció interesante.

Si tienen la oportunidad de llegar a Oslo en días soleados, nada mejor que un paseo en barco por el fiordo, yo llegué en un barco crucero con pernocta en pleno verano es una experiencia reconfortante, te distraerás, disfrutaras a plenitud la estadía sobre las aguas y en mi caso hasta tuve la oportunidad de retomar unas breves clases de kayak en uno de sus puertos. La vida en Oslo gira entre esculturas, historias, tiendas variadas y mucha cultura, en definitiva el arte hace de las suyas aquí, por esta razón es mi debilidad.

Espero hayas disfrutado de nuestro viaje y ojala los gobernantes del mundo tomaran como modelo la planificación en todas sus estructuras de esta pequeña en tamaño pero grande en calidad en todos los aspectos de  Oslo es la perfecta capital.

Hasta nuestro próximo viaje con sentido…

Compartir

Comunícate con Nosotros

  (0295) 287.03.74
  tarifa.24-7Digital.com
  aurdaneta247digital@gmail.com