Comunícate con Nosotros

  (0295) 287.03.74
  tarifa.24-7digital.com
  aurdaneta247digital@gmail.com

Pensar Educativo


Lidia Salazar Yndriago

27/07/2018 | 15:00:00

 

La sensibilidad pedagógica y la transformación de los aprendizajes

Los múltiples caminos para la búsqueda del sentido filosófico epistemológico y fenomenológico entre el claroscuro y el plenilunio de los saberes, como generador de conocimiento y razón, que aun depara complejidades por descubrir, asociar y relacionar, entre lo abstracto y lo concreto. Nuestro horizonte parte de una pedagogía sensible donde se conjugan, de forma armónica y fértil, el conocimiento, el análisis crítico de la realidad en que vivimos basadas en el ejercicio del amor y la sensibilidad, para así poder permitirnos la construcción socio-simbólica de los aspectos educativos.

 

La polisemia de las relaciones en el ámbito educativo debe incluir desde las múltiples instancias la conformación de un espacio que nos remita a nuevas concepciones; donde se descubra la sensibilidad de los protagonistas en el proceso educativo, y que la pedagogía se transforme en energía de vida. Los diseños y programas curriculares escolares, centrados en lo racional, la medición, la evaluación, lo científico técnico olvidan que el conocimiento está relacionado con el afecto. Lo esencial no es sólo el intelecto, sino también las emociones, sensaciones, intuiciones, los sentimientos. Lo pedagógico no puede estar conferido sólo en lo cognitivo, sino también sobre lo subjetivo del ser.

 

Hay que orientar las investigaciones del conocimiento educativo en construir una aproximación de la pedagogía sensible que permita sincronizar a partir de los referentes teóricos y estudios de la realidad educativa; una visión distinta del proceso de aprendizaje, para la formación de un ser reflexivo al proceso de transformación de los saberes.

 

En tal sentido, la razón y el afecto, están vinculados con la mente, el sentir y el ser, esta conexión hace que el individuo trascienda por sus ideas, las relaciones con sus iguales y el medio que lo rodea. Que permita el enriquecimiento de la cultura, su tolerancia, nuevas ideas. Ésta es la manera de manifestarse como ser humano.

 

Dejar de un lado la violencia, crear convivencia, teorizar y resolver problemas y crear complejidades, lo hará un individuo sensible. Todo está relacionado con la forma de pensar, porque actualmente la escuela sólo prepara para la información y para un pensamiento de poca reflexión. Ahondar en las complejidades de esta parte de la historia es tarea para individuos reflexivos con pensamiento abierto para aceptar los mitos y al mismo tiempo las ciencias y las nuevas tecnologías como parte de la interdisciplinaridad y transdisciplinariedad. De esta forma, se tendrá un ser integrado con la sociedad humana en acción con el bienestar de sus semejantes y del planeta.

 

Ahora bien, esa comprensión debe pasar por otra fundamentación, por cuanto el espíritu no entra en el campo de investigación positivista, pero puede perfectamente hacerlo en el fenomenológico, ante la necesidad de cambios de paradigmas en las sociedades altamente competitivas y complejas, siendo necesario el fortalecimiento de saberes y relacionarlos con los sentimientos.

 

El contexto social y cultural de la contemporaneidad, plantea la necesidad de una mirada a la pedagogía. Mirada que permita reconocer aspectos de gran relevancia en cuanto a la naturaleza del ser como la sensibilidad y la razón. Y ese mundo, existe la posibilidad infinita de aprovechar para que el aprendizaje, los detalles que dibujan sus mundos, detalles que ponen en juego el pensamiento y la emoción.

 

Hay que encontrar una pedagogía que reconozca los procesos socioculturales que guardan una potencia fecunda formativa, cuando los seres actúan para darles un sentido a sus vidas. Al evaluar estas perspectivas podemos romper paradigmas conductistas de pensamientos, en algunas ocasiones mecanizados, que han hecho entender que la educación está restringida, principalmente, a procesos instruccionales. Olvidando que el día a día ocurre en enseñar y aprender.

 

La sensibilidad pedagógica se convierte entonces, en el reencantamiento en la transformación de los aprendizajes, es una propuesta para promover espacios de reflexión crítica, tejidos de orden ontológico, filosófico y epistemológico que buscan alternativas en el contexto de una variedad de elementos que contienen aspiraciones de transformaciones sociales, culturales y educativas.

 

Lidia_salazar05@hotmail.com

Compartir

Comunícate con Nosotros

  (0295) 287.03.74
  tarifa.24-7Digital.com
  aurdaneta247digital@gmail.com