Comunícate con Nosotros

  (0295) 287.03.74
  tarifa.24-7digital.com
  aurdaneta247digital@gmail.com

Chavismo ¡Una mentalidad!


Leandro RodrÍguez

18/12/2019 | 15:15:00

Lo hemos dicho anteriormente, el chavismo no es una corriente política ¡Es una mentalidad! su fundador, Teniente Coronel (r) Hugo Chávez, nunca pudo definirla, decía “estaba en construcción” simplemente porque justificar los fines verdaderos era impresentable, por tal motivo, el oriundo de Sabaneta osó realizar mezcolanzas incompatibles y antagónicas como “Socialismo Bolivariano” para calmar la sed dizque ideológica por parte de un sector que lo seguía, a la inmensa mayoría no le interesaba la verdadera cepa, solo le importaba (aún) recibir las fáciles dádivas destructivas del populismo más atroz que haya conocido la historia del hombre.

Diríjase a cualquier país europeo o americano (a excepción obvia de nuestra gemela Cuba), dese cuenta que las políticas sociales, las “ayudas del gobierno” tienen dos focos imperturbables; el primero es que van dirigidas a personas incapacitadas física o mentalmente para trabajar o se encuentran circunscritas en la denominada tercera edad, a quienes se les trata dignamente, éstas “ayudas” son permanentes. En segundo lugar, nos topamos con ayudas temporales que, sí bien son ofrecidas a personas con capacidad laboral, tienen como objetivo la superación bien sea académica o en el plano ocupacional, el fin último es que a futuro todos los beneficiarios jamás tengan que depender nuevamente del Estado, se independicen. Estas políticas son minuciosas, estudiadas, objeto de una recia contraloría… por ello dan resultados.

En esas naciones con institucionalidad (allí está el secreto) el otorgamiento de las políticas sociales es un proceso estricto, porque se trata de dinero público con fines estratégicos, muy específicos. En Venezuela, solo basta mostrar el carnet del Psuv o su afín “el de la patria”, para ser objeto de innumerables pero exiguos bonos, paradójicamente, quienes los reciben son víctimas del desastre económico/corrupción producido por el mismo dador de bonos ¡Que ironía! La gran verdad de estas “ayudas” es crear dependencia, que los venezolanos dependan del gobierno para todo, así dominarlos a través de las necesidades básicas.

Una ideología debe poseer sustento no solo histórico sino científico, responder a doctrinas, a corrientes del pensamiento humano, a identidad… preguntamos ¿Qué raciocinio, base científica puede haber para levantarte a las 3 de la mañana entre gritos y bataholas para recibir un pedacito de pernil importado? ¿Qué razonamiento puede ser utilizable para que quiénes (des)gobiernan te digan cuándo, cuánto y qué comer en una nación con 40% de tierras fértiles, dicho sea de paso, en una bolsa con productos de quinta categoría, muchas veces ya vencidos, sin permisos sanitarios válidos para Venezuela?

¿Qué justificación racional puede existir para que el país con mayor reserva petrolera del planeta ni siquiera cuente con suficiente gasolina, gas, asfalto, ningún derivado del petróleo, amén de la destrucción de una Pdvsa militarizada, psuvizada, roja rojita, a la que más nadie ha tenido acceso en los últimos 20 años?

¿Cómo exculpar al régimen del desmembramiento de las familias venezolanas cuando desde hace más de una década propios y extraños advirtieron la tragedia país que somos a consecuencia de políticas económicas destructivas, falta absoluta de contraloría, de institucionalidad y ausencia de apoyo al sector productivo criollo? ¿Cómo apoyar a los culpables que tu hijo, tu esposo (a), tu hermano, tus amigos, hayan tenido que emigrar para evitar los suyos mueran de hambre o falta de medicinas?

¿Con cuál pensamiento humano puede alguien tener conciencia tranquila sabiendo que los recursos que recibe en cada exiguo bono deberían estar dirigidos a los hospitales así evitar mueran venezolanos por falta de insumos y equipos o, incluso, deberían estar dirigidos a nuestro moribundo sistema público de educación en el que la deserción vacía las aulas comprometiendo el futuro del país?

¿Dónde en nuestra identidad nacional permite justificar al chavismo deificar personajes partidistas y alabar modelos de vidas profundamente ajenos a la nuestra? ¿Qué legado auténticamente venezolano autoriza al chavismo echar al traste de la basura los derechos y libertades por los que nuestros próceres dedicaron sus vidas perdiendo todo cuanto tenían? ¿Qué los faculta a sobreponer profesionales de otras naciones antes que los nuestros aquí en suelo patrio?

¿Qué parte de nuestra historia puede dar sustento para que venezolanos acepten las más viles e infundadas excusas de fracasos y atrasos de una élite política que en 20 años tuvo todo lo que se necesitaba y mucho más para desarrollarnos integralmente, pero en lugar de ello nos retrocedió a mediados del siglo pasado y, no coincidencialmente, es acusada de perpetrar la peor corrupción del globo terráqueo luego de la segunda guerra mundial, cuya maligna expansión por el mundo hace la califiquen como “La gran corrupción”?

El chavismo es simplemente una mentalidad que explota el cáncer de la inefable viveza criolla, del “ponme donde hay”, de todo aquello que como tumor enquistado en nuestra cultura trunca el desarrollo de un país que, correctamente administrado, sería el mejor del planeta, como hace más de 50 años el mundo nos referenciaba. Lo que hoy ocurre en esta Venezuela desdibujada, cubanizada, nada tiene que ver con lo que Venezuela realmente es… somos víctimas de una mentalidad explotada por una élite con concepción patrimonial del poder, aferrada a través de la violencia institucionalizada… a este tipo de régimen se le debe confrontar con su antítesis; coraje, educación y trabajo. @leandrotango

Compartir

Comunícate con Nosotros

  (0295) 287.03.74
  tarifa.24-7Digital.com
  aurdaneta247digital@gmail.com