Comunícate con Nosotros

  (0295) 287.03.74
  tarifa.24-7digital.com
  aurdaneta247digital@gmail.com

¿Colaboracionismo régimen-oposición?


Leandro Rodríguez

29/01/2020 | 10:15:00

En épocas de vacas gordas, cuando el expresidente Chávez por ejemplo, era factible, para la cohabitación entre estas dos tendencias. El oriundo de Sabaneta de Barinas tenía recursos y una popularidad que le permitía negociara su favor. Sin embargo, esa condición fue mermando a raíz de sus desaciertos, la oposición, para 2010 ya era mayoría, demostrado cuando obtuvo más votos en las parlamentarias de ese año, pero no tenía recursos, además estaba obligada encarar a toda la institucionalidad psuvizada... debía negociar.

Desde entonces, se tejieron muchas historias, como por ejemplo el hecho que Capriles no batallara por la auditoria exhaustiva, del 100%, de las presidenciales 2013 tras pruebas de fraude. También, el hecho que tampoco la oposición insistiera en la investigación en los casosde corrupción Odebrecht y Panamá Paper hicieron evidente el colaboracionismo entre las partes, entre otros casos más. Así, el fantasma de la cohabitación siempre ha existido.

Ahora bien, desde que Maduro asumió la presidencia, el proyecto castrista hizo aguas, siendo sinceros, desde 2010 ya el desastre se avizoraba, Pdvsa comenzó su estrepitosa caída y con ella el proyecto amalgamado a la petróleodependencia salvaje. Para el 2020 la otrora tercera petrolera del planeta son escombros, el régimen negocia furtivamente las riquezas minerales de la nación para subsistir, amén den de todas las demandas, denuncias y sanciones producto de su inconstitucional y antidemocrático proceder.

Nos preguntamos ¿Es sensato creer hoy día la oposición de Guaidó, la legal y legítimamente reconocida dentro y fuera del país, le convendría cohabitar con el régimen una vez que puede acceder de manera legal y legítima al poder, al control absoluto del país? En lo particular no nos parece  lógico. Probablemente, así lo hagan ciertos factores opositores minoritarios llenos de ambiciones facilistas que, al sentirse fuera del núcleo opositor, pactan con el régimen, como por ejemplo la oposición de Timoteo Zambrano y su periferia.

Llámennos inocentes o ilusos, pero enfatizamos en estas cortas líneas que quien puede acceder a la presidencia de la nación, de forma legal y legítima, no tendría que pactar o conformarse con su enemigo recibiendo lo que al final serían dádivas en comparación a lo que pudiera obtener con el favor de los votos (una vez cesada la usurpación desde luego), la constitución y el reconocimiento mundial.

Existe demasiado desespero, visceralidad, justificada por demás. Aún estamos en el momento de Guaidó, el haber denunciado al mundo el régimen es un conglomerado terrorista y el haber confesado los venezolanos no podemos solos son indicios que deben ser acompañados con acciones prontas, esta segunda oportunidad no será como la primera, durará pocas semanas (quizá menos), necesita correr pues el tiempo se le agota. @leandrotango

Compartir

Comunícate con Nosotros

  (0295) 287.03.74
  tarifa.24-7Digital.com
  aurdaneta247digital@gmail.com