Comunícate con Nosotros

  (0295) 287.03.74
  tarifa.24-7digital.com
  aurdaneta247digital@gmail.com

Este será el polémico documental de la batalla entre Woody Allen y Mia Farrow (Video)


15/02/2021 | 12:30:00

El Clarín publicó que, la guerra entre Woody Allen y Mia Farrow ya tiene documental. Es una miniserie de cuatro capítulos que se estrenará el domingo 21 de febrero a las 23 en HBO y HBO Go, con un título que va al grano: Allen vs. Farrow.

Dirigido por los documentalistas Kirby Dick y Amy Ziering, y producida por Amy Herdy, la miniserie documental está enfocada en los escándalos que protagonizaron ambos y en los que también se vieron involucrados sus hijos. Así, explora la conflictiva relación del cineasta y la actriz, con la lupa sobre las consecuencias de la separación.

El acento, desde ya, está puesto en uno de los mayores escándalos de la industria del cine: la acusación de abuso sexual contra Woody Allen.

Allen vs. Farrow cuenta detalles sobre el caso en el que se vio involucrada Dylan, la hija de Allen con Mia Farrow, que en el momento de los supuestos hechos tenía 7 años. También se detalla el posterior proceso judicial por la custodia de la niña, así como la revelación de la relación sentimental de Allen con Soon-Yi, una de las hijas adoptivas de Farrow.

Cuando parecía que el tema ya estaba agotado, esta miniserie promete mostrar resultados desconocidos de nuevas investigaciones, reunidos en forma de filmaciones caseras, documentos legales, evidencias policiales, videos y audios inéditos.

Además, incluye entrevistas con Mia Farrow, Dylan Farrow, Ronan Farrow, la amiga de la familia la cantante Carly Simon, el promotor Frank Maco, parientes, detectives, expertos y otros testigos oculares. Será la primera vez que varias de esas personas hablen públicamente sobre los hechos.

Desde HBO aclararon que se los convocó a todos para que participaran de la serie, pero no tuvieron respuesta, así que ni Woody Allen ni Soon-Yi Previn participaron en el documental, y tampoco lo hizo Moses Farrow, otro de los hijos.

El documental también cuenta con nombres destacados de la cultura que analizan la obra de Allen en un contexto más amplio y discuten en qué medida revelaciones públicas sobre la vida personal de los artistas pueden llevar a que sus trabajos sean revaluados.

La de Woody Allen y Mia Farrow fue una historia de amor digna de Hollywood, pero sin el final feliz. Pasaron de la pasión al escándalo, el divorcio y un enfrentamiento sin vuelta atrás que dio la vuelta al mundo.

Allen, que hoy tiene 85 años, y Farrow, de 76, estuvieron juntos entre 1980 y 1992. Además, en ese período trabajaron como actriz y director en trece películas. Si bien vivían en casas separadas, compartían muchos momentos con sus hijos: uno que tuvieron juntos, otros dos que adoptaron en conjunto, además del resto de los hijos de Farrow. La actriz es madre de otros once hijos, entre los que tuvo con parejas anteriores y los que adoptó.

El escándalo comenzó cuando Allen dio a conocer la relación sentimental que tenía con Soon-Yi, una de las hijas adoptivas de Mia. Luego de la separación, llegaron las acusaciones por parte de Farrow hacia el director por haber presuntamente abusado de otra de sus hijas, Dylan.

A propósito de nada, su libro de memorias publicado en 2020, Allen asegura: «Nunca le hice nada a ella que pudiera haber sido malinterpretado como abusivo; fue una invención total de principio a fin».

El escándalo continuó durante varios años, a la par que se realizaron dos investigaciones independientes en la década de 1990. Hay que señalar, y no olvidar, que Allen no enfrentó cargos judiciales. Sin embargo, Dylan Farrow afirma que sufrió abusos y sus acusaciones recibieron el apoyo por parte del grupo de activistas del movimiento MeToo.

Mia Farrow no salió indemne del escándalo: Allen la acusó de maltrato hacia sus hijos. Y volvió a tomar fuerza el rumor de que Ronan, que hoy trabaja como periodista, es en realidad hijo del cantante Frank Sinatra, con quien tiene un enorme parecido físico y que fue pareja de la actriz antes que Woody Allen.

Con una investigación periodística sobre abusos sexuales en Hollywood, Ronan fue uno de los impulsores del MeToo.

Durante años, Woody Allen se mantuvo callado en torno a las acusaciones de abuso sexual a su hija Dylan, que no pudieron ser probadas en la Justicia. En una entrevista que dio en 2020 al diario español El País con motivo de la publicación de su libro autobiográfico A propósito de nada, explicó por qué.

“No sentí que le debiera una explicación a nadie. La investigación concluyó que no había hecho nada, así que me centré en mi trabajo y en mi familia. Pensé que era una pérdida de tiempo dar entrevistas en televisión o escribir artículos”, justificó al responder a la pregunta sobre si su falta de reacción pública no hizo aumentar las dudas sobre su inocencia.

“Sí, tal vez mi silencio hizo que la gente dudara, que pensara: “¿Por qué está tan callado?”, admitió. Y concluyó con cierto grado de arrepentimiento sobre su estrategia: “Cuando sos inocente, esas cosas no te importan. No quise perder el tiempo pensando en eso. Yo sabía que la verdad estaba de mi lado, pero ahora me doy cuenta de que eso no es garantía de nada”.

Si bien en el libro señala que se convirtió en “un paria” a partir de las acusaciones de abuso y ser apuntado por el movimiento MeToo, dice que no lo vivió “como algo difícil”, porque siguió trabajando.

 “Estaba en todos los diarios, pero los demás se interesaban en eso más que yo mismo. Era un sinsentido que alguien creyera que había hecho algo así a mi hija de 7 años, que hubiera podido abusar de ella de cualquier forma. La idea era tan absurda que nunca hablé de ello. Trabajé y seguí trabajando, y nunca me importó. Era solo cosa de los tabloides, que en el fondo viven de eso”.

Entre las múltiples consecuencias negativas que tuvo todo la cuestión judicial para su carrera está la cancelación del contrato de producción que tenía con Amazon, la negativa de la editorial Hachette a publicar su libro, y el rechazo de muchos actores y actrices a trabajar en sus películas. Pero Allen no se mostró afectado por esas situaciones.

“Todo eso es cierto. Pero, en la práctica, no ha tenido ningún efecto. La editorial rechazó el libro, pero 15 minutos después tenía otra que estaba dispuesta a publicarlo. Amazon me dio la espalda, pero pude filmar otra película poco después. Todo eso no me ha impedido seguir trabajando ni que la gente siguiera viendo mis películas”, afirmó.

Y agregó: “Es cierto que algunos actores me dijeron que no querían trabajar conmigo en Rifkin’s Festival, la película que rodé en San Sebastián. Pero no pasó nada: simplemente encontré a otros. Si nadie quisiera trabajar conmigo y nadie quisiera ver mis películas, tal vez me afectaría. Pero eso no es lo que ha sucedido”.

Pero no se hace ilusiones: no cree que la opinión pública deje alguna vez de vincularlo con la pedofilia: “Nunca harán eso. Es como aquellos mitos terribles sobre los judíos, aquellas ideas delirantes que permanecieron durante cientos de años en la conciencia colectiva. No quiero compararlo, porque aquello fue horrendo y letal, pero una vez que manchan tu nombre, una vez que alguien te acusa de algo una y otra vez, deja de importar que seas inocente o culpable. La mancha se queda. Pero, como decía antes, todo eso no me importa”.

En el libro también lanza munición gruesa contra Mia Farrow: la acusa de agredir físicamente a quien hoy es su esposa, Soon-Yi, y de tratarla de “retrasada”; de dormir desnuda con su hijo Ronan hasta que cumplió los 11 años, y de obligarlo a alargar quirúrgicamente sus piernas para poder “hacer carrera en política”. También de lavarles el cerebro a sus hijos para ponerlos en contra de él.

 

 

Vía Caraota Digital

Compartir

Comunícate con Nosotros

  (0295) 287.03.74
  tarifa.24-7Digital.com
  aurdaneta247digital@gmail.com