El alemán no pudo ser el parche de Casemiro en el Etihad Stadium.

El alemán no pudo ser el parche de Casemiro en el Etihad Stadium.

En el Etihad se volvieron a ver sus costuras como pivote. «Yo no soy un Casemiro», reconoció abiertamente en 2018, asumiendo que no es su posición.

La de Mánchester no fue la mejor noche de Kroos. Sin Casemiro, Ancelotti volvió a invocar la ‘fórmula PSG’ como su as bajo la manga; y eligió al alemán como parche para el pivote. Aquella noche lo hizo entre algodones, con un estado físico incierto que restó dramatismo a su mal partido. La euforia de la remontada también contribuyó a sofocar cualquier amago de llama. Pero en el Etihad se vivió un dejá vù. La disyuntiva fue certeza. El planteamiento de Guardiola turbó a Kroos por completo: hasta cinco futbolistas se posicionaban en su espalda, volviéndole loco sin saber exactamente a quién marcar y a quién dejar libre. Toni llegaba tarde a todas las presiones, a todas las basculaciones. Noche de suspenso.

Sus números fueron los siguientes. Kroos jugó los 90 minutos, aunque la entrada de Camavinga en el 70′ le liberó del pivote, pues el Madrid pasó a jugar con un 4-4-2 con él alineado con Modric. No hizo ningún disparo, ni tampoco lo bloqueó. En total dio 64 pases con un 92% de acierto, números sobresalientes que le refuerzan en que en materia de reparto, es un jugador superlativo. Pero no como pivote, porque defensivamente nacen los problemas: sólo ganó el 33% de las entradas que hizo, recuperó dos balones y perdió siete. Por poner los números en perspectiva: Rodri, su homólogo en el City, recuperdó diez balones y tuvo un 100% de acierto en las entradas, además de dar 92 pases (mismo acierto que Kroos, un 92%).

Que al de Greifswald el anillo del pivote no le termina de encajar en el dedo es algo que él mismo ha reconocido públicamente. En 2018 fue duramente criticado por Michael Ballack tras la debacle de Alemania en el Mundial, el cual Toni jugó como pivote alternándose con Kimmich. El jugador del Real Madrid, en octubre, dijo abiertamente que «yo no soy un Casemiro». Y señaló que aunque le gusta jugar como pivote, es consciente de que su calidad se potencia cuando juega más adelantado. Esta temporada ha disputado tres partidos como ‘5’, con dos derrotas y media. Cayó el Madrid tanto en Cornellà-El Prat (2-1) y en el Etihad (4-3); y aunque ante el PSG ganó, la remontada empezó 4 minutos después del cambio de dibujo (Kroos se fue al banquillo y entró Camavinga). Con él como cierre, el viento nunca ha soplado a favor.

Precarga foto ampliada

Opción Tchouaméni

Y partidos como el de Mánchester refuerzan la idea de que el Madrid necesita con urgencia un recambio de garantías para Casemiro. Ahí es donde aparece el nombre de la perla de Ruan. Tal y como ha ido contando AS, el interés del Madrid en su fichaje es real y la operación está encaminada, pero aún no hay nada cerrado. Otros clubes como City, Liverpool y sobre todo PSG también andan tras él. Aurélien, curiosamente, puso un tuit minutos después del recital futbolístico del Etihad: «Francamente, qué placer ver un partido de este nivel». Y el runrún, ya desatado, lo que ha hecho es dispararse.

Vía: Diario AS.

Posts Carousel

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos